QUE SOMOS COMO ASOCIACION



ASSOCIACIÓ DE DONES INTERVINGUDES DE MAMA.
Fundada en 1995,por un grupo de mujeres valientes que hicieron posible que siguiera adelante,PILAR VICENTE,MARIA JESUS ANAYA,SILVIA SOLE entre otras,actualmente su presidenta es DIGNA DE TORRES
Somos una Asociación formada por mujeres,que hemos padecido un cáncer de mama y nos constituimos como entidad para contribuir a ayudar a otras mujeres que se encuentran en esta situación.Conscientes que hay experiencias que nada mas se pueden compartir con quien ya las han vivido,nuestra voluntad és la de aportar un punto de información y ofrecer soporte y rehabilitación a las afectadas.Los objetivos de ADIMA se centran en ayudar a las mujeres afectadas y a sus familiares mas directo,a superar problemas cotidianos para mejorar su calidad de vida.Dejando a parte el campo estrictamente médico,queremos potenciar otras actividades lúdicas,culturales y sociales.


domingo, 13 de febrero de 2011

La tristeza

Este texto lo encuentro muy bueno y con el permiso de su creadora lo pongo en nuestro blog.
Gracias a María Jesús Verdú.


La tristeza es un estado vital en el cual a la persona le cuesta tomar decisiones acertadas, llevar a cabo actividades energéticas o tomar la iniciativa pues su estado mental impide seguir adelante con las propias decisiones, sobre todo si, además, se siente frustración, resentimiento, falta de fe en uno mismo, melancolía o falta de aceptación del presente.
Cuando la melancolía aflora, un antídoto es hacer un esfuerzo por valorar y agradecer lo bueno que la vida nos ofrece, que nos ha ofrecido y que nos ofrecerá, sintiéndolo como algo nuestro en el ahora.
Cuando la frustración aparece, podemos imaginar o reconocer las buenas cualidades que existen en algunas personas y extenderlas al resto, como si fueran una capa de energía pegajosa que se adhiere al alma de aquellos a quienes llega. También podemos sentir como este capa de energía de cualidades positivas emocionales, nos envuelve y se asienta en nuestro corazón. De igual modo, también podemos enviar la energía de nuestras propias cualidades y habilidades a los demás como si fuera una alfombra de luz que bendice a quienes ponen sus pies sobre ella.
De esta forma, contribuimos a potenciar aquello que calificamos como bueno o positivo
Cuando el resentimiento nos nubla los sentidos, nos concentraremos en el concepto de la compasión, en la cual nos colocamos en el lugar del otro, de aquél que nos causa sufrimiento, lo comprendemos aunque no lo compartamos, lo respetamos y no lo menospreciamos y proyectamos amor, perdón y liberación, visualizando como cada uno sigue su camino en paz, sin cargas inútiles.
Cuando la tristeza va acompañada de falta de fe en uno mismo, visualizaremos a nuestro niño interior, ese niño amoroso, alegre por nacimiento que corría libre, jugaba y se sentía maravillado ante cosas que pasan desapercibidas en la edad adulta. Finalmente, le pediremos a ese amor que impregnaba el alma del niño que se adhiera al adulto que somos ahora, el cual beberá de esa cascada energética y vaporosa, infinita y poderosa que siempre está a nuestra disposición.
Cuando la tristeza va acompañada de falta de aceptación del presente, le pediremos al presente que se presente como una caricia ante nosotros la cual sentiremos a flor de piel gracias a los sentidos. Cuando toquemos, rocemos intentaremos sentirlo tan intensamente como podamos y cuando los rayos del sol o la frescura de las gotas del rocío se crucen en nuestro camino, les agradeceremos que estén allí para recordarnos que la vida pasa y que todo es transitorio, incluso la tristeza o las cosas que no nos gustan, las cuales podemos disolver, valorando otras cosas buenas por simples que parezcan y tratando de comprender que lo que no nos gusta está ahí por alguna razón que no entendemos, pero que nos dejará una valiosa lección y probablemente abrirá la puerta a nuevos caminos o nuevas formas de pensar que se materializarán en nuevas experiencias. A veces, la magia de la vida se abre a partir de la inquietud, del sufrimiento, de lo imprevisible, de lo desconocido o de lo emocionante.
El poder de los cinco sentidos y el ser plenamente conscientes de que están teniendo lugar ahora mismo, nos ancla poderosamente en el presente, trayéndolo de este modo a nuestra realidad y llegando a dejar en segundo lugar a aquello que no nos gusta. Si además, aprendemos a mirar a lo que nos disgusta, pero a la vez reconocer que ante lo que nos desagrada podemos también sentir serenidad o alegría, descubriremos que no siempre es posible sentir una sola emoción en este mundo dual y que la mezcla de dos o más emociones cobra fuerza en lo cotidiano. De hecho, la verdadera serenidad o paz es la que es capaz de cobrar fuerza a pesar de la tristeza, la decepción o el conflicto.

Mª Jesús Verdú Sacases


2 comentarios:

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Querida Josefina:

Muchísimas gracias por transcribir en el blog de esta asociación este texto de mi autoría, que escribí en un momento de tristeza pero que enfoqué tratando las posibles soluciones con que podemos combatirla.

Escribir es una excelente terapia y una forma de expresar las vivencias que la vida nos aporta.

Me parece genial la idea de esta asociación que impulsa este blog.

Lo he visitado y está lleno de positivismo, y solidaridad y comprensión.

Afrontaste tu situación con valentía y ahora eres un ejemplo y puedes compartir y ayudar con tu experiencia, cosa que haces y eso te honra.

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Te he publicado una reseña de agradecimiento en:

http://zonailuminada.blogspot.com/2011/02/agradecimientos.html

ADIMA

ADIMA